Roncevaux en hiver. Col de Lepoeder sous la neige.

Roncevaux en hiver


Roncesvalles en invierno

Roncevaux sous la neige. Roncevaux c’est la porte d’entré du Chemin de St Jaques depuis St. Jean Pied de Port par le Port de Cize en Navarre. C’est un endroit chargé de références légendaires, des mites et légendes. Le poème épique ‘La Chanson de Roland ‘ se developpe ici. Roland, le neveu du Charlemagne , est tué ici  par une embosqué des sarrasins , aprés soner l’olifant. C’est un exemple classique de chanson de geste (du latin gesta « action aventureuse ») par le glissement de l’Histoire à la légende, et par la célébration épique des vertus de la chevalerie, de l’honneur féodal et de la foi.

Mais Roncevaux c’est aussi un espace naturel de premier ordre. Des forets d’hêtres montent las pentes, et les pâturages gardent les bestioles: des chevaux et des moutons paissent tranquillement.

Roncesvalles bajo la nieve. Roncesvalles es la puerta de entrada del Camino de Santiago en Navarra desde St Juan de Pie de Puerto . Es un lugar cargado de historia, de referencias legendarias, de mitos y de leyendas. El poema épico francés del S. XI la Canción de Roland se desarrolla aquí. Roland muere según la leyenda después de tocar su cuerno, el olifante, buscando la protección de su tío el Emperador Carlomagno.

Más recientemente Hemingway lo describió como  » el territorio más malditamente salvaje de los Pirineos « .

Roncevaux c’est magnifique dans toutes las saisonnes, mais à l’hiver il a un charme spécial. Grace à son altitud de 950 mts sur le niveau du mer et à son position géographique, dans le Pyrénée occidental, il reçu fréquents précipitations sous la forme de neige. Il nous offre plusieurs possibilités pour la randonnée en raquettes.

 

Pero Roncesvalles también es un entorno natural fabuloso. Un paisaje humanizado en el que encontramos bosques de hayas que suben por las laderas de las montañas y tapizan los fondos de los barrancos, entremezclados con suaves pastos que tiñen de verde suaves colinas próximas a las poblaciones de Burguete y Espinal. Por sus collados podemos observar el paso de las aves en su paso hacia el norte en primavera, o hacia el sur en otoño.

Todas las estaciones tienen su atractivo en Roncesvalles. Pero el invierno le da un encanto especial. Gracias a su altitud de 950 mts sobre el nivel del mar, y  a su posición geográfica, en el Pirineo Occidental, recibe buenas precipitaciones en forma de nieve que aporta un ambiente especial a sus bosques y campos. Y nos ofrece multitud de posibilidades para practicar el senderismo, o las raquetas de nieve si las condiciones son las adecuadas.

El recorrido


L’itinéraire

Hoy hemos decidido hacer el Camino de Santiago a la inversa, es decir, salir de la Colegiata, por la GR que viene de San Juan de Pie de Puerto, y subir hacia el collado de Lepoeder, a 1450 mts de altitud y 3.5 kms de distancia. Una actividad que nos llevará de 3 a 4 horas, y que si el tiempo lo permite, nos dará la posibilidad de hacer cumbre en el Astobizkar, de 1500 mts, ó Ortzanzurieta.

Para comenzar, salimos del párking de detrás de la colegiata  dirección este y, tras cruzar un pequeño puente de madera que salva un riachuelo , cogemos una pista durante 400 mts hasta llegar a una bifurcación señalizada. Allí giramos a la izquierda, hacia el collado de Lepoeder. Todo el camino va a estar señalizado por unos reflectantes amarillos colocados estratégicamente en los troncos de los árboles para facilitar la orientación tanto de los peregrinos como de los rescatadores que tienen que subir con condiciones duras al rescate de extraviados.

El camino de subida alternará tramos pendientes con zonas más llanas que nos permiten recuperarnos del esfuerzo. Tras pasar una valla para retener al ganado -que deberemos dejar cerrada, como siempre en estos casos- , ya solo nos quedan 15 minutos para llegar al collado, saliendo del bosque y abriendo a nuestros ojos un panorama fantástico con todo el valle a nuestros pies. De aquí tenemos dos opciones: seguir para realizar una de las cumbres antes citadas, o parar a descansar y volver hacia abajo. Lo más probable es que sea la meteo quien decida por nosotros. Los días pueden ser calmos y tranquilos o, por el contrario, el viento y la niebla en estos collados nos mandarán de manera inexorable de vuelta sobre nuestros pasos, en busca de un lugar más protegido en el bosque.

Volveremos por nuestros pasos, por la senda marcada perfectamente con los reflectantes sobre los troncos de haya.

Publié dans Non classé

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *